Un estudio científico avala la calidad de la carne palmera frente a la foránea

La Facultad de Farmacia de la Universidad de La Laguna acaba de acoger la lectura de una tesis doctoral de la veterinaria palmera e inspectora de Salud Pública, Nieves Rodríguez Marín, que fue calificada con sobresaliente cum laude, y que pone de manifiesto, después de un intenso trabajo científico desplegado por la doctora, la calidad de la carne de vaca y del cerdo de raza palmera.

Rodríguez, cuya tesis la dirigieron los doctores Arturo Hardisson yDailos González, achaca esta calidad a la alimentación, a las características de la raza autóctona y al entorno en que se desarrollan. “Los animales, incluidos los seres humanos, son lo que comen y lo que viven, y nosotros tenemos una calidad medioambiental extraordinaria y una raza de animales que se sale de la norma”.

Entrando en la investigación, la doctora analizó la presencia de metales tanto en el hígado como en el músculo de porcino y bovino de raza palmera, y los comparó con los que llegan de fuera de la isla de La Palma. Las muestras las tomó en el Matadero Insular. El muestreo, aclara Rodríguez, fue “aleatorio y a ciegas”. Después de tomar las muestras, procesó toda la información a través de un complejo programa estadístico que traduce en gráficas los resultados.

En cuanto a la presencia de metales que son esenciales para la vida, asegura que, “después de hacer una comparativa con todos los estudios que hay a nivel mundial, supera con creces la media”. Por ejemplo, señala que “en la carne y el hígado de cerdo de raza palmera superamos de lejos todo lo que es bueno para el organismo, como el sodio o el potasio”.

Mientras que en lo que se refiere al análisis de la presencia de metales tóxicos, el plomo y el cadmio, “estamos muy por debajo de la media”. De hecho, asegura que la presencia de estos metales dañinos para la salud “llega a ser hasta 10 veces superior en la carne foránea”.

Asimismo, indica que “poco a poco nos fuimos dando cuenta de que la carne del cerdo palmero tiene una cantidad de hierro tan importante que es capaz de aportar el 88% de los nutrientes necesarios solo en hierro”. O, por ejemplo, el hecho de que el contenido de zinc, tanto en el vacuno como en el porcino, “es espectacular”. “El zinc es fundamental para el crecimiento del pelo, para los índices de masa corporal, y estamos casi en un 80% en 100 gramos”, añadió.

Nieves Rodríguez sostiene que “cuando comparas el hígado y el músculo de vacuno, tiene muchos más metales el de fuera, pero cuando solo comparamos la carne que nosotros llevamos al sartén para la comida, la de raza palmera es infinitamente mejor, muy superior en calidad y en nutrientes esenciales para la vida”.

Matiza que dejó fuera de la investigación los riñones, porque en La Palma no forman parte de la dieta habitual de los habitantes. En cambio, no ocurre lo mismo con el hígado, donde la presencia de un bistec asado o preparado en mojo es frecuente. En cualquier caso, en la exposición quedó patente que el hígado es “el órgano que más importancia a nivel estructural tiene a la hora de cuantificar el contenido metálico de una especie”.

El catedrático de Toxicología, Arturo Hardisson, aseguró que “los palmeros pueden estar tranquilos con respecto a las carnes que vienen del sacrificio en el matadero de la isla. Especialmente aquellos que consumen productos de su raza bovina local, la Raza Palmera, una carne roja de las más saludable que se conocen”. “Tiene mayor calidad nutricional y seguridad que la de importación”, añadió.

Un estudio científico avala la calidad de la carne palmera frente a la foránea. AVAPALHardisson, en declaraciones a este periódico, elogió el trabajo realizado por Nieves Rodríguez y el sobresfuerzo que ha supuesto para la investigadora hacerlo desde una isla no capitalina.

De un estudio de esta naturaleza se puede extraer también una vertiente socioeconómica, porque pone al descubierto que a pesar de la calidad de este producto autóctomo, todavía se sigue importando “una cantidad de carne amparada en el REA que es brutal”, asegura la experta, quien lamenta que esta circunstancia pone de manifiesto que este instrumento “ha viciado su objetivo primordial”. “No puedo decir que la carne de fuera es mala, pero sí que la nuestra es buena, y hay que dar el valor a lo que tenemos porque la de aquí es superior y mejor que la media, y lo digo porque hay un estudio científico que lo avala”, añadió.

 

DEDICACIÓN

Detrás de esta investigación hay años de trabajo y de sacrificio personal. Nieves Rodríguez, además de trabajar como inspectora de Salud Pública, está casada y tiene dos hijos. “No lo habría podido realizar sin la complicidad de mi marido”, reconoce la doctora, que robaba horas a la noche para trabajar en la tesis, en la que empleó 3 años para diseñar lo que quería hacer y por qué; documentarme (la bibliografía tiene cerca de 500 entradas de publicaciones en inglés); buscar laboratorios acreditados; y analizar los datos. A lo que sumó otros dos años para su redacción.

A todo ello hay que añadir las dificultades de realizar una tesis doctoral desde una isla periférica y los gastos que ello implica. Por esta razón reivindica la necesidad de “acercar la universidad a las islas menores”.  Esta investigación es pionera en Canarias entre las islas no capitalinas y, además, Nieves Rodríguez es la primera veterinaria que se doctora por la Universidad de La Laguna por la ULL, en este caso, en la Facultad de Farmacia.

DAVID SANZ | Santa Cruz de La PalmaDavid Sanz

Fuente de la información: lapalma.diariodeavisos.com